lunes, 16 de marzo de 2009

LA INDUMENTARIA PREHISPÁNICA, IMAGEN Y SIGNIFICADO

Ente los consejos que las madres daban a sus hijas se advierte una gran preocupación por la elegancia en el ser y en el vestir:
Mira hijita, palomita mía, debes poner mucho empeño en el vestir y en el arreglo de tus cabellos. Sé elegante, haz que tus ropas acrecienten tu belleza, pon cuidado en no llevar una sola mancha en tus vestiduras. Sé pulcra y compórtate delicada y gentil".
A los varones los exhortaban a ser gallardos y a que jamás vistieran ropas que no correspondieran a su linaje y oficio.
A pesar de que tuvieron la limitante de usar sólo telas cuadradas o rectángulares, elaboradas en el telar de cintura, los atuendos eran prácticos y elegantes por excelencia.
Las mujeres vestían chincuete conocido tambien como enredo, lío o refajo; era una tela de dos a cinco metros y debía cubrir a la mujer de la cintura a los pies. Se podía usar en forma tubular muy entallada o formando pliegues, al enredarla al cuerpo se ceñia con una o dos fajas largas. En muchos pueblos fue la única prenda femenina, especialmente en la Costa y regiones de clima cálido.
El huipil, que cubría a la mujer de los hombros a las rodillas, consistía en dos o tres lienzos largos, cosidos con aberturas para el escote y los brazos.
Las mujeres trenzaban sus cabellos con cordones, al naudarlo de distintas formas en la coronilla lograban una especie de alto turbante que indicaba el culto a la serpiente y al espíritu del agua.
Tomado de: Mapelli Mozzi, Carlota y Castello Yturbide, Teresa. "La Tejedora de Vida, coolección de trajes mexicanos de Banca Serfín"Grupo Repro, México, 1987

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada